Anonimato caducable (una explicación a este blog)

Más de uno se preguntará por qué no nos identificamos. El nombre (En las Catacumbas) sugiere la respuesta. No se alude, al menos en principio, a una persecución del típico poder secular. Las propias iglesias pueden –suelen– devenir entes perseguidores para quienes no comulgan con la dirigencia. La nuestra no es una excepción. En su seno se han desarrollado tics inquisitoriales comparables a los de cualquier otro entramado de poder. Que sus dirigentes no quemen “herejes” en la hoguera no significa que no denigren, marginen y persigan.

A partir de ahí, alguien objetará que el anonimato resulte, con todo, legítimo. Implicaría “no dar la cara”. A eso respondemos que, aparte de Dios y de los eventuales perseguidores, sólo quien se oculta sabe por qué lo hace. Sólo nosotros conocemos los riesgos implicados. Como, salvando las distancias, seguramente los conocía Juan el Revelador cuando, por decisión de la Inspiración, nos legó ese texto envuelto en un manto simbólico que conocemos como el libro del Apocalipsis.

Nuestro compromiso, en cualquier caso, es evitar los ataques personales. Este será un blog crítico pero, salvo error intolerable, nunca ácido ni mordaz. Nos importa contribuir a una renovación de la iglesia, pero siempre desde los valores del Dios-Amor (ver 1 Cor. 13; 1 Juan 4:8, 16). Nuestro enfoque es positivo y constructivo. Hasta tal punto lo es, que nos comprometemos a revelar nuestra identidad cuando la situación de la IASD lo permita. Así el anonimato constituye –mientras dure– el símbolo de una clandestinidad necesaria.

No se nos escapa, por otra parte, que podemos dar pistas que nos hagan reconocibles, aunque con cierto margen de duda. Será este margen el que nos proteja frente a acusadores que podrían buscarnos complicaciones.

Anuncios
Published in: on 08/05/2010 at 18:33  Comments (9)  
Tags: , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://catacumbas10.wordpress.com/2010/05/08/anonimato-una-explicacion-a-este-blog/trackback/

RSS feed for comments on this post.

9 comentariosDeja un comentario

  1. Dicen ustedes, desde las catacumbas, en su artículo Anonimato calculable (Una explicación a este Blog):”… Sólo nosotros conocemos los riesgos implicados. Como, salvando las distancias, los conocía Juan el Revelador cuando decidió cubrir con un manto simbólico gran parte del libro de Apocalipsis.”
    Pues, si El Señor le reveló a Juan las cosas sin ese manto simbólico, y él decidió cubrir así la revelación, ¡vaya favor que hizo a las generaciones venideras! ¡Anda que no han gastado ríos de tinta y bosques (para conseguir el papel necesario) para dejar escritos alucinantes y argumentos cabalísticos demenciales. Si fuera así, Juan habría ayudado a los contaminadores de la tierra; no sólo a la contaminación física, sino a la más nociva: la mental.

    jjm

  2. La Inspiración no trabaja usando a sus agentes cual si fueran médiums o robots. Eso sería escritura automática.

    Gracias por su opinión.

  3. ¿Quién soy yo, para pedir cuentas al Señor?

    Dicen que Juan decidió cubrir con un manto simbólico la revelación. ¿Cómo es posible que Juan haya hecho eso? Siendo que él nos advierte Ap. 22: 18-19.

    O sea, que apocalipsis que es descorrer el velo, ellos, los de las catacumbas, van y lo tapan…

    jjm

  4. No es nuestra intención tapar. Ap. 22: 18-19 prohíbe añadir o quitar. ¿Pero Apocalipsis es un libro simbólico o no lo es?

  5. Creo que es así, ¿pero por decisión de Juan? Creo que es así por decisión del Señor.
    Efectivamente Ap. 22: 18-19 prohíbe añadir o quitar. Si Juan fue el que cubrió su libro con un manto simbólico, entonces fue él quien lo desfiguró…

    ¿Quién sabe hay ahora mismo
    en las catacumbas, cuántos,
    para evitar quebrantos
    Con voz trucada ya?

    Y desde allí diciendo,
    ahora, en nuestros días:
    para evitar agonías,
    Incomprensión y maldad…

    Salid de las catacumbas
    de hedor y de humedad…
    ¡Tan cerca de las tumbas!

    Buscad credibilidad
    con verdades rotundas.
    ¡Salid, a la claridad!
    jjm

  6. Sin duda tiene usted buena parte de razón. El conocido como Juan el Revelador recibió unas visiones que ya eran simbólicas de suyo.

    Es cierto que en ellas se le ordena escribir un libro (ver Apocalipsis 1:11), y que entonces usaría su propio estilo. A eso nos referíamos. A que fue él quien lo escribió y no como un autómata de Dios (no trabaja así la Inspiración). Pero la decisión ciertamente es del mismo Dios.

    Corregimos el dato, gracias.

  7. Cuando la Cordura andaba
    encuevada, nos dijo Platón,
    cualquier rumor la asustaba:
    cualquier cosa era el “Dragón”…

    Pero, cuando fue empujada
    afuera, forzando su oposición…
    La inercia del interior duraba,
    aún, mediando su percepción.

    Las “Catacumba les” vivencias
    Infligen en juicio y razón,
    perdurables consecuencias…

    Pues los líderes y jefes son
    la inversa de servidores.
    ¡Díjolo el Maestro de Sión!
    jjm

  8. ¿Quién no conoce en España
    la popular Biblia del Oso?
    En cuya portada tamaña
    hay un plantígrado goloso…

    Pasó el invierno encuevado
    con su pulso a ritmo lento…
    En primavera, despertado,
    usa su instinto y talento…

    Con la catacumba, ¡cuidado!
    Si se introduce el “dragón”,
    vuestro refugio ha finado…

    desde una cueva, el pregón
    se oye muy distorsionado…
    ¡Genera aun más confusión!
    jjm

  9. playstation store

    Anonimato caducable (una explicación a este blog) | En las Catacumbas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: